miércoles, mayo 22, 2024
Banner Top

La reapertura de la aerolínea Mexicana de Aviación no ha estado exenta de polémica. Desde el 2 de octubre tiene para su reservación los boletos para unos 20 destinos, entre los que se incluyen ciudades como Tijuana, Monterrey, Guadalajara, Ciudad de México, entre otras.

La aerolínea estará operada por la Secretaría de la Defensa Nacional, y entre las primeras críticas que levantó fue lo relativo a precios que fomentan “competencia desleal”.

“Pues Mexicana de Aviación ya tiene site y comenzó a vender boletos al público. El único y pequeño detalle es que la aerolínea no tiene ni las concesiones ni los certificados necesarios que exige la ley para operar –ni aviones listos!!! ¿porqué (sic) todo lo hace con las patas?”, publicó en su cuenta de la red social X el economista Luis Pazos.

Carlos Alberto Torres, consultor y especialista en temas de aviación, explicó en entrevista para MVS Noticias que la fecha de operaciones anunciada (2 de diciembre) resulta ambiciosa debido a “retrasos en procedimientos regulatorios y de seguridad operacional” y consideró como “agresiva” la estrategia de precios que maneja Mexicana de Aviación.

Pablo Casas, director del Instituto Nacional de Investigaciones Jurídico-Aeronáuticas (Inija), dijo al portal de Vanguardia que Mexicana de Aviación no cuenta con el Certificado de Explotador de Servicios Aéreos (AOC) que otorga la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), ni con la concesión para prestar dicho servicio de transporte aéreo nacional e internacional, y tampoco con la flota para hacerlo.

Para obtener el Certificado AOC, agregó, un operador aéreo puede tardar mínimo un año y que la flota es fundamental para determinar su capacidad y costo operativo, y solo entonces, con dicha información, se puede establecer el costo de la tarifa.

”No puede comercializar boletos porque no tiene concesión ni certificación AOC y tarifas autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la SICT. A la aerolínea se le han dado privilegios desde que se creó, y la asignación de presupuesto para operar”, dijo en dicha entrevista y mencionó que el ofrecer vuelo en esas condiciones es una violación a los acuerdos internacionales como el Convenio de Chicago, y toda la reglamentación establecida por la OACI y la IATA, así como la Ley de Aviación Civil y su reglamento y la de Vías Generales de Comunicación.

José Humberto Gual Ángeles, secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA) celebró que exista competencia, siempre y cuando exista piso parejo para el usuario, los inversionistas y los trabajadores.

“Es un ecosistema muy endeble que si tu pones un actor en condiciones de ventaja sobre otros, no lo vemos con optimismo porque esto pudiera llegar a tener un desequilibrio, una aerolínea, para un inicio de operaciones, se tiene que trabajar mucho antes, tener un plan de negocios, planes de adiestramiento, de mantenimiento y creo que lo desconocemos (…) si van a pagar el mismo TUA que todos, el mismo precio de combustible, las mismas líneas de crédito, adelante, pero si va a ser un actor que viene a desequilibrar el sector aeronáutico, lo vemos con preocupación”, dijo y agregó que los trabajadores deberán tener libertad sindical de asociación.

A principios de septiembre de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que en noviembre volvería a volar Mexicana de Aviación, aerolínea que sería administrada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y a principios de octubre expresó que ya estaban a la venta los boletos y que con la compra de esta marca, se estaba ayudando a la gente que estuvo en huelga durante años.

“La primera línea aérea de México, la más importante, y optamos por comprar la marca y ayudar a los trabajadores, que se les pagó y recibieron algo, porque habían pasado años y no recibían nada, se cometió con ellos una gran injusticia, entonces, ¿en qué forma hemos ayudado? Pues así, apoyando a los trabajadores , apoyando a la nueva línea”, dijo.

Por su parte, el titular de la SEDENA, Cresencio Sandoval, aclaró que Mexicana de Aviación no ha comenzado con la venta de boletos, porque están a la espera del certificado como operador, aunque sí ha reconocido que los vuelos tendrán tarifas entre 18% y 20% más económicas que la competencia en el mercado.

Luisa María Alcalde, secretaria de Gobernación, indicó que la operación incluye tres inmuebles y un simulador de vuelo, y dijo que “el dinero se distribuirá entre todos los exempleados que están en lucha desde hace 13 años, cuando quebró Mexicana, que para ese entonces era la aerolínea más importante del país.

“Hoy se alcanza un acuerdo histórico para lograr justicia a 7,407 trabajadores y trabajadoras de Mexicanas de Aviación. Pilotos, sobrecargos, personal de tierra, trabajadores de confianza y jubilados, lograron un consenso para vender la marca de Mexicana de Aviación al Gobierno de México, permitiendo con ello que retome el vuelo la línea área que será de todas y todos los mexicanos”, expresó en su momento, tras la formalización del anuncio.

En el portal de El País, se publicó que gracias a un acuerdo de 815 millones de pesos con los antiguos empleados de la extinta aerolínea y una inyección de capital por 4,000 millones de pesos se dio el banderazo de la nueva compañía aérea, y el pago por la adquisición de la marca se repartirá entre 7,407 extrabajadores que se mantenían en huelga.

Banner Content