viernes, marzo 1, 2024
Banner Top

¡Barrio, hay noticias frescas que han prendido los focos rojos! El martes pasado, Latinus soltó la sopa con una investigación que pone bajo los reflectores a Gonzalo López Beltrán, el hijo del mismísimo AMLO. ¿De qué va esto? Pues, resulta que el junior está metido hasta la cocina en los negocios del Tren Maya.

El asunto es concreto: balasto y fletes. ¡Sí, así como lo oyes! Balasto, esa piedra que ni al caso, pero que tiene a Gonzalo dando órdenes, supervisando tramos y manejando todo el show. Latinus desenmascaró a este gallo y a su compinche Amílcar Olán, quien se refiere a Gonzalo como «Bobby». ¡Vaya confianza!

¿Pero cuál es el chisme detrás de esta piedra? Pues, según los audios, registros públicos y unos correos electrónicos hackeados al Ejército, el hijo de AMLO tiene un negocio redondo de balasto y fletes para el Tren Maya. Se trata de un show que se cuece con la Secretaría de la Defensa Nacional y unos consorcios que construyen los tramos de este ferrocarril.

Amílcar, el cuate del presidente, se lleva la tajada gorda. ¡Nada más y nada menos que 250 millones de pesos en seis meses por vender balasto al Tren Maya! ¿Pero sabes cuál es la cereza del pastel? ¡El flete! Solo por llevar medio millón de metros cúbicos de piedra desde Actopan, Veracruz, hasta el sur, donde se arma el Tren Maya, ¡hacen la friolera de dos mil millones de pesos!

Barrio, ¿qué pensará AMLO sobre los negocios de su hijo? Latinus lo puso al descubierto, y la pregunta flota en el aire. ¡Estaremos atentos a cómo se resuelve este asunto! 🕵️‍♂️🚂 #NegociosTrenMaya #GonzaloEnAprietos #BalastoYFletes

Banner Content